“Voy a intentar organizar este desorden en el sentimiento de la vida en relación con un a triple externalidad: una externalidad social, una externalidad corporal y una externalidad subjetiva”. En estos tres registros deben localizarse indicios.

Una externalidad social, referente a la relación con la realidad social en la psicosis ordinaria, la pregunta es la siguiente: ¿ cuál es la identificación del sujeto con una función social, con una profesión, con su lugar al sol, tal como se dice en ingles? El más claro indicio se encuentra en la relación negativa que el sujeto tiene con su identificación social.

Cuando hay que admitir que el sujeto es incapaz de conquistar su lugar al sol, asumir su función social. Cuando se observa un desamparo misterioso, una impotencia en la relación con esta función. Cuando el sujeto no se ajusta, no en el sentido de rebelión histérica o de la manera autónoma del obsesivo, sino cuando existe una especie de foso que constituye de forma misteriosa una barrera invisible. cuando se observa lo que yo llamo una desconexión, una desunión.

De este modo se observa a veces a sujetos que van de una desconexión social a otra -se desconectan del mundo de los negocios, se desconectan de la familia, etc. Es un recorrido frecuente entre los esquizofrénicos. ”

 

J-A. Miller “Efecto retorno sobre la psicosis ordinaria” freudiana n° 58 pag 17 y 18.