Es un instrumento de real importancia que une al psicólogo y al psiquiatra en la tarea clínica, proporcionando datos cada vez más numerosos con los cuales se va logrando el enriquecimiento progresivo de nuestros conocimientos para lograr un diagnóstico preciso y un tratamiento adecuado.

Los métodos proyectivos y psicométricos son utilizados eficazmente por nuestro equipo psicológico, especialmente en la detección precoz de una demencia o de otros cuadros de deterioro orgánico.